Patrimonio de la Artes Visuales: Alfredo Helsby, obsesionado por la luz

Por Gustavo Olave Dervis, Licenciado en Teoría e Historia del Arte

Dentro de la generación de grandes pintores chilenos nacidos en la segunda mitad del siglo diecinueve, Alfredo Helsby sorprende por la maestría al momento de captar la luz y los efectos que la misma proyecta en los objetos y ambientes que alumbra. Gracias a estos experimentos lumínicos su obra marcó un antes y un después en lo que a innovaciones cromáticas se refiere.

Nacido en Valparaíso, un 22 de julio del año 1862, el joven Alfredo se vio inmerso desde su llegada al mundo en un ambiente vinculado al campo de las expresiones visuales. Su padre, Thomas Columbus Helsby fue un reconocido fotógrafo y uno de los introductores del daguerrotipo en Chile, además de pertenecer a la familia de empresarios Helsby & Co., dedicados al rubro. El futuro pintor cursó sus estudios en el Colegio Mackay de Valparaíso y su instrucción pictórica corrió a cargo del destacado artista británico Thomas Sommerscales para continuar trabajando luego bajo la batuta de Alfredo Valenzuela Puelma.

Posteriormente, el año 1906, realiza un viaje de dos años a Europa con el fin de perfeccionar sus habilidades. En 1908 vuelve a Chile para luego trasladarse a Estados Unidos. Muere el año 1933 en Santiago luego de una fuerte dolencia intestinal. Realizó cinco exposiciones individuales y participó en más de cuarenta muestras colectivas con otros artistas.

El paisaje chileno había llamado la atención de los llamados “pintores viajeros” así como también a artistas nacidos en este rincón del mundo y Alfredo Helsby no se vio ajeno a esta fascinación. Al igual que pintores como Orrego Luco, Alfredo Valenzuela Puelma o Juan Francisco González, Helsby hizo del follaje criollo su foco de atención.

A pesar de compartir aspectos temáticos con otros artistas visuales de su generación, el pintor oriundo de Valparaíso no plasmaba la naturaleza como un todo armónico, sino que más bien solía centrar su foco en ciertos aspectos que él consideraba más dignos de atención que otros. Realizaba, de este modo, una suerte de descomposición de los ingredientes visuales plasmados en el lienzo para así resaltar aquellos elementos que él consideraba más dignos de ser retratados.

Helsby siempre trató de brindarle a los paisajes retratados una identidad propia. Luego de un estudio detenido del entorno el pintor porteño era capaz de definir la morfología del suelo, las características visuales de hojas y plantas, los efectos del clima sobre el terreno y el crepúsculo del cielo. De esta forma se aleja de los clásicos paisajes prefabricados que, usualmente, tienen como punto de referencia a cánones europeos y que tanto abundaban en la pintura latinoamericana de la época.

Pero el aspecto que realmente diferenciaba a Helsby del resto de los pintores chilenos era el tratamiento de la luz en sus cuadros. Incluso sus bocetos y estudios preliminares demostraban la maestría que el pintor tenía a la hora de distribuir los rayos del Sol sobre el paisaje terrestre. Ricardo Richon-Brunet, un crítico contemporáneo a Helsby describió a su pintura de la siguiente forma: “La luz que fluye de todas partes, que lo baña y envuelve todo, que se insinúa y penetra en los ojos sin ofenderlos”.

Alfredo Helsby fue un innovador en el ambiente artístico de su época y ejerció una gran influencia en el trabajo de artistas chilenos posteriores. Aún hoy sus pinturas siguen siendo objeto de estudio y apreciación por parte del mundo académico y el público no especializado y, a pesar de las obvias similitudes con pintores del Viejo Continente como Turner o los impresionistas, la obra visual del artista porteño es de una originalidad y una calidad incuestionable.

 

BOSQUES
Helsby, Alfredo (1862-1933)
Óleo sobre tela
Pinacoteca Banco Central de Chile, Santiago, Chile

En esta pintura se puede apreciar en su máxima expresión la fascinación de Helsby por la luz y su impacto en áreas rurales. Las personas plasmadas en el lienzo parecen ser meros adornos.

 

ARCOIRIS EN LOS CANALES DE CHILOÉ
Helsby, Alfredo (1862-1933)
Óleo sobre tela
49 x 73 cm
Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago, Chile

A diferencia de sus contemporáneos en Chile que, en su mayoría, imitaban a los maestros franceses, Helsby se vio más influido por la pintura paisajística inglesa, más específicamente por la obra de Turner.

 

PASEO ATKINSON
Helsby, Alfredo (1862-1933)
Óleo sobre tela
160 x 176 cm
Museo de Bellas Artes de Viña del Mar, Viña del Mar, Chile

A pesar de ser conocido principalmente por sus paisajes cordilleranos, campos y marinas, Helsby también fue un maestro a la hora de plasmar en el lienzo escenas de carácter urbano. Esta pintura retrata las calles de su amado Valparaíso.

 

 

Galería de imágenes


BOSQUES, ALFREDO HELSBY
BOSQUES, ALFREDO HELSBY
ARCOIRIS EN LOS CANALES DE CHILOÉ, ALFREDO HELSBY
ARCOIRIS EN LOS CANALES DE CHILOÉ, ALFREDO HELSBY
PASEO ATKINSON, ALFREDO HELSBY
PASEO ATKINSON, ALFREDO HELSBY